EDITORIAL
- DE NUESTRO PRESIDENTE     
 
- CON-TACTO REFLEXIVO            
 
   

 

DE NUESTRO PRESIDENTE

 

Barranquilla,  Mayo 2008

80 años, 80 años de vida, 80 años de historia.  Hace  80 años un grupo de inmigrantes, los pioneros de nuestra comunidad, se atrevieron a soñar, a compartir un sueño y crearon la primera institución judía de Colombia,  el Centro Israelita Filantrópico de Barranquilla.
Hombres de bien, con un gran corazón judío,  lograron con mucho esfuerzo y poco dinero crear una institución fuerte y vibrante que es modelo en el mundo judío.
Así, fueron dando vida a nuestro  colegio, nuestro orgullo, que cumple 75 años de existencia gracias a esos hombres decididos a que sus hijos y nietos recibieran la educación que les fue negada a muchos de ellos.
Siempre buscaron donde reunirse para rezar y hoy,  gracias a ellos y a una generación mas joven,  podemos mostrar la Sinagoga Bet-El,  donde se  respira  judaísmo  y  que fue construida hace 45 años,  así como la sede social,  nuestra segunda casa, que cumple en estos días  50 años.
Hoy somos parte de la Historia,  de la Historia del Pueblo Judío, de la Historia de esta nuestra ciudad, Barranquilla, que nos acogió con los brazos abiertos.
Hoy no podemos olvidar la Historia, nuestra Historia como judíos.  Hace 60 años David Ben Gurión proclamó: “Por consiguiente nosotros,  los miembros del Consejo del Pueblo, representantes de la población judía en la Tierra de Israel y el Movimiento Sionista, nos hemos reunido hoy, en el día de la terminación del Mandato Británico sobre Palestina, y en virtud de nuestro derecho natural e histórico y   de la Resolución de la Asamblea General  de las Naciones Unidas, proclamamos la creación de un Estado Judío en la Tierra  de Israel:    el Estado de Israel”.
Hace 60 años se creó  nuestro estado,  el Estado de Israel,  el sueño de un pueblo que ya en el  Primer  Congreso Sionista, el 29 de agosto de 1897,  el gran visionario Teodoro Herzl escribió en su diario:           En Basilea, se fundó el Estado Judío.  Ese día se fijaron los cimientos para la creación del Estado de Israel.
Hoy un moderno estado, sin olvidar su pasado, vive un presente lleno de vida y un futuro lleno de bellos sueños.

Hoy todos debemos, como hace 60 años el Rabino Yehuda Fishman lo hizo al proclamarse el Estado de Israel, pronunciar y cantar la tradicional oración de inauguración: …..shehejeyanu vekiyimanu vehiguianu lazmán hazé (Bendito sea el Eterno, nuestro D-os, Rey del Universo, que nos dio vida y nos preservó y nos hizo llegar a este momento),    en honor a aquellos que forjaron nuestra Historia.



Jaime Eisenband
Presidente CIF

 

CON-TACTO REFLEXIVO

Estamos orgullosas y felices, nuestro Estado de Israel cumple 60 años de ardua y fructífera existencia. Nuestra Comunidad 80 años plena de historia, experiencias y satisfacciones. Nuestra alegría deseosa por larga vida, Lejaim!!!! A la Vida!!!

Israel, un estado levantado a pulso sobre el dolor y lágrimas de gente valiente y decidida, con el deseo pujante de ver una tierra propia que mantenga siempre latente el sentido de pertenencia del mundo judío. La Mediná es una realidad que llega con responsabilidades, compromisos, que requiere del respaldo incondicional de todos nosotros, para  preservar y continuar con su existencia. No nos podemos permitir ignorar que el estado de Israel es la base para la seguridad de la diáspora. El mantenimiento y apoyo a Eretz Israel, estado  judío es  nuestra responsabilidad, vivamos o no en la tierra prometida.

El respaldo de un estado judío propio nos permite vivir sin sentirnos  ciudadanos refugiados en ningún país.

La Comunidad, lugar común de encuentro, especial espacio para nosotros, judíos de la diáspora en la permanente búsqueda por resguardarnos como pueblo, por mantener y sostener nuestra identidad para brindar a nuestra descendencia los valores ancestrales inculcados mediante la historia, educación  y tradiciones judías. Este es nuestro compromiso.

Cómo  lo asumes?

Es de imperativa importancia, hoy, ante el movimiento amenazador que se cierne en contra del  bendito Estado de Israel y el Mundo Judío, que mantengamos la continuidad de nuestros fuertes ideales por afianzar y reforzar los valores judíos y sionistas.

Como resultado, un pueblo judío indivisible y solidario.
AM   ISRAEL   JAI